Tribuna: “Hagamos algo bueno por Sevilla: En torno al Vº Centenario de la Primera Vuelta al Mundo”, por Cristóbal Bernal

Tribuna: “Hagamos algo bueno por Sevilla: En torno al Vº Centenario de la Primera Vuelta al Mundo”, por Cristóbal Bernal
abril 15, 2013 Sevilla 2019-2022

Como dice el catedrático Vicente Lleó Cañal, el futuro de Sevilla está en su pasado. La grandeza de nuestra ciudad, desgraciadamente, desaparece poco a poco, generación tras generación. Reconozcámoslo, desde el primero al último sevillano, y hagamos algo bueno por Sevilla (y también por su rio), en benefício de las generaciones que nos sigan. El potencial oculto o enterrado en nuestra ciudad es inmenso, totalmente desaprovechado cuando más lo necesitamos.

Démosle al viajero indeciso argumentos suficientes para decidirse por nuestra ciudad, porque argumentos tenemos para dar y regalar, aunque para ello tengamos que desenterrar nuestro siglo XVI, de oro. No olvidemos que el turismo no solo es bueno para la hostelería, tambien lo es para el comercio de recuerdos de la ciudad, la industria editora de libros, folletos, postales y planos, el transporte en general, los guías turísticos y todo lo que suponga consumo, pero principalmente sería bueno para que la imagen de esta ciudad fuese aun mas recomendable en el exterior.

PIC-0048_201209

Ya quedó demostrado, los años 29 y 92 del pasado siglo, que los eventos culturales atraen al viajero a Sevilla. Ahora, el evento que se pretende, ademas de cultural, histórico y expositivo, será global y abierto a la participación simultánea de las diversas razas y culturas de las ciudades de los cinco continentes que fueron escala del viaje magallánico, según ya podemos ver en algunos otros paises. Y entre todas esas ciudades participativas es de obligado cumplimiento que nuestra ciudad sea el motor y corazón, alfa y omega y núcleo del evento, en el tiempo y espacio de la celebración.

En esta ocasión, por la importancia histórica que tiene la hazaña, por el reconocimiento a el valor y esfuerzo sobrehumano que demostraron los heroes que la hicieron posible para dar mas honra y nombre a Sevilla ante el mundo entero, porque Sevilla se lo merece y porque los sevillanos lo necesitamos, pregonemos la proximidad del acontecimiento a los cuatro vientos y no tengamos reparo en la insistencia cuando veamos que aquí, lo sabemos, el interés por lo histórico y cultural no se valorará en primer ni segundo lugar. Colaboremos de cualquier forma con la Iniciativa Ciudadana que impulsa esta celebración para hacerla posible y con éxito, pues así seguro que impulsaremos la imagen y economía de nuestra ciudad.

Para conseguirlo también tendremos que deshacer o minimizar algunos desatinos que, desafortunadamente, nos dejaron algunos conciudadanos y autoridades que, quiero pensar, consintieron por ignorancia histórica e indolencia ante el perjuicio ocasionado a la mayoría de sevillanos, ajenos a estas transgresiones históricas y medioambientales que se han venido infringiendo a la ribera derecha de nuestro rio desde los años cincuenta del pasado siglo.

Dejemos ahí el comentario medioambiental, para aflicción de sevillanos e infortunio de visitantes. Sin embargo, no podremos dejar sin resolver el daño histórico que se le haría a Sevilla si no defendemos el centro neurálgico del evento que se ha de celebrar pronto. Este tiene que ser el lugar marcado con sangre, sudor y lágrimas en las cartas de navegación de aquellos valientes, imposible de borrar de aquella ribera por más que pasen por él quinientos años y se trate de cubrir su suelo con hormigón y acotar con alambrada su perímetro. Es el Muelle de Las Muelas, que obligadamente tiene que ser núcleo del núcleo de la Conmemoración Global del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo, dignamente reurbanizado como la ocasión merece, como podría ser un acceso-escalinata-gradas desde Plaza de Cuba, bajando hasta el nivel expositivo (monumento), escenario de celebraciones o visitas a la orilla del rio y totalmente abierto al público, tanto local como turístico.

Hay que llamar al diálogo a las partes resolutorias de este asunto vital para la celebración, y tienen que hacerlo antes que pronto. Tienen en sus manos mil y una soluciones, sin dañar el futuro de Sevilla y el evento. Si fueran capaces de conseguirlo, que Dios se lo prémie, y si no, que la Sevilla futura se lo reclame como causantes del fracaso de la celebración y de la mala imagen que se llevará el visitante de nuestra ciudad. Esperemos lo primero y que se nos quede grabada la frase del profesor: EL FUTURO DE SEVILLA ESTA EN SU PASADO. Pero, por Dios, que sea el pasado de antes de los últimos sesenta años.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*