“Sevilla, a la altura de 1519”, por Enrique Hernández

“Sevilla, a la altura de 1519”, por Enrique Hernández
marzo 11, 2016 Sevilla 2019-2022

(Este artículo de Enrique Hernández fue publicado el pasado 10 de marzo de 2016 por el periódico sevilladirecto.com, en la columna habitual de este autor titulada “La cuesta del caracol”.  Aquí puede verse el original.)

Sevilla, a la altura de 1519

Estos días he tenido la oportunidad de acercarme a la versión online de una publicación singular. Se trata de “Sevilla. La primera vuelta al Mundo. 1519”, cuyos creadores son José Mª Fernández-Palacios, Fernando Sancho Royo,Manuel I. Cerrillo y Fernando Olmedo. La obra trata sobre la gran ciudad que en 1519 organizó, dotó y vio salir la flota de cinco naves con la que Fernando de Magallanes, por encargo directo del Emperador, se disponía a circunnavegar por primera vez un mundo en el que había mucha más terra incógnita que conocida. En la obra hay artículos sobre la historia urbana de Sevilla, su río, los paisajes, sus edificios, la economía, redactados por gente como John Elliott, Antonio-Miguel Bernal, Vicente Lleó Cañal, y otros muchos.

Sevilla_1519

El eje de toda la publicación lo ocupa una fascinante ilustración de  Arturo Redondo. En ella se nos presenta una vista aérea de Sevilla en 1519, con un respeto absoluto de los conocimientos de que disponemos sobre la ciudad de aquel momento. Es como si el ministerio del tiempo hubiera enviado un dron para captarlo todo con un nivel de detalle pasmoso. Vemos a los parroquianos saliendo de San Martín, la laguna que era la Alameda, contemplamos a los padres dominicos afanados en sus huertos de San Pablo, junto a la puerta de Triana, o la Casa Grande de San Francisco, y detrás la plaza del mismo nombre, llena de paseantes, no en vano es el lugar central de Sevilla. En la esquina destaca la Cárcel Real, donde años mas tarde se “alojará” Cervantes, y en el centro de la plaza un estrado de madera, nos tememos para qué. La Giralda luce aún sin el campanario con que Hernán Ruiz la coronará cincuenta años mas tarde.

El paisaje de la ciudad extramuros no es menos interesante: las huertas macarenas, el acueducto de los caños del Carmona, el ajetreo del Arenal, con  el puerto y las atarazanas. Monasterios y conventos, como los de San Jerónimo, San Lázaro, la Trinidad, la Cartuja… El río y su vida es el eje de todo. La flota de indias aparece anclada, decenas de embarcaciones de todos los tamaños, muchos pescadores, y la escuadra de Magallanes, en el momento en que acaba de zarpar camino de Sanlúcar donde serán avitualladas.

Este detallista dibujo es fruto de muchas horas de trabajo, se nota la paciencia infinita de todos los que han contribuido a él, es claro y didáctico, da gusto perderse en él. Por eso esta publicación merecería mejor suerte que la de dormir el sueño eterno de los libros de la Junta, sin distribuir, acumulados desde hace mucho en un almacén, quizás a la espera de una presentación de campanillas que nunca llega, o simplemente perdidos en el cementerio de los libros olvidados.

No lo merecen, ni la publicación ni la aventura Magallánica a la que se refiere. La primera circunnavegación de la tierra fue una de las mayores gestas de la humanidad. Y Sevilla fue protagonista de la misma. “Extremo serás del mundo Sevilla, pues en ti vemos juntarse los dos extremos.” rezaba una inscripción sobre la puerta de la Macarena. Dentro de tres años se cumple medio milenio de aquello, y en este momento hay muchas posibilidades de que Sevilla no esté a la altura de las circunstancias.

De momento poco o nada se ha hecho. Alguno ha querido aprovechar para rememorar la época del patio de Monipodio, esto es Sevilla y la picaresca no podía faltar. Por su parte, las instituciones locales, regionales y nacionales parecen no ser capaces de ver más allá de su día a día.

No obstante, un grupo de entusiastas, agrupados en la Iniciativa Ciudadana Sevilla 2019-2022 intenta llamar la atención de autoridades y ciudadanía para poner en pie un programa que celebre la efeméride pero sobre todo, que ésta sirva para que la ciudad despierte en muchos temas. Proponen aprovechar este V Centenario para promover la imagen internacional de la ciudad, generar acontecimientos, actividad económica, y convocar a la reflexión sobre la globalidad, el futuro, nuestras opciones de vivir dignamente como seres humanos en esta esfera llamada tierra…

La iniciativa es abierta y es acogedora, forman parte de ellas intelectuales, profesionales, académicos, empresarios, activistas, trabajadores, gente de la ciudad que está deseando que se incorporen más gente, más neuronas, porque están convencidos (ellos sabrán por qué) de que en Sevilla hay más cera de la que arde.

 

Enrique Hernández

 

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*