#propuesta2019-2022. Mejorar la condición humana, ¿meta del siglo XXI?

#propuesta2019-2022. Mejorar la condición humana, ¿meta del siglo XXI?
Noviembre 15, 2016 Kopiberto

Propuesta por Silverio Barriga Jiménez

DEBATE SOBRE EL FUTURO HUMANO: incidencia de la tecnología en la mejora de las capacidades humanas.

Propuesta destinada a: Acciones y actuaciones, locales y globales, a desarrollar antes del 2019.

TITULO: Mejorar la condición humana, ¿meta del siglo XXI?

DESCRIPCION: El futuro humano según el transhumanismo:
mejorar la condición humana ¿meta alcanzable en el siglo XXI?

Al celebrar el V centenario de la gesta llevada a cabo por Magallanes y El Cano con la primera vuelta al mundo , que cambió la concepción que del mismo se tenía hasta entonces, creo necesario esbozar cuál puede ser el futuro de los humanos cuando los desarrollos tecnológicos nos permiten superar las limitaciones de la misma naturaleza hasta generar una nueva raza humana.
Quiero hablar del movimiento cultural e intelectual del transhumanismo.

Cada vez más la ciencia pretende transformar tecnológicamente la condición humana mejorando sus capacidades físicas, psíquicas e intelectuales. Y, sobre todo, prolongando la vida hasta límites ahora impensables.
Julián Husley, biólogo, empleó por primera vez el término de transhumanismo en 1957, si bien las ideas la expuso en 1923 el genetista Haldane. Y ha tenido muchos seguidores desde los últimos 20 años del siglo pasado. En 1988 Max More funda el Instituto Extropiano; y en 1998 N.Bostrom y D.Pearce fundan el World Transhumanist Association (WTA) que es la principal referente del movimiento transhumanista, ubicado en Los Angeles (California)

Dentro de este movimiento cabe señalar dos corrientes contrapuestas: la de los bioconservadores (como Francis Fukuyama ) y la de los bioprogresistas (como Ronald Bailey).

Para los bioconservadores, como hasta ahora sólo hay que preservar los sistemas naturales y seguir luchando para las mejoras terapéuticas de la condición humana, dentro de una concepción humanista. Ir más allá, dicen, corre graves peligros para el futuro de la humanidad. Urge repensar la bioética con la irrupción de estas nuevas perspectivas, si no queremos que la tecnología y los robots se impongan a los valores humanistas, que impulsó la Ilustracción en el mundo occidental, y algunos terminen generando mostruos humanoides.

Para los bioprogresistas, hay que aprovechar la tecnología (nanotecnología, biotecnología, ciencias cognitivas, tecnología de la información, inteligencia artificial, criónica etc.) para superar las limitaciones humanas, mejorar la longevidad y, hasta quizás, conseguir la inmortalidad en este mundo y la potenciación de las capacidades humanas tanto individualmente, como en interfaz con las máquinas. Se habrá alcanzado la singularidad tecnológica, mediante el cyberware y manipulando la genética, el metabolismo y la bioquímica. Lo “natural” no puede ser un freno en nuestro progresivo proceso evolutivo. El sistema nervioso periférico y, sobre todo, el cerebro, constituyen el objetivo principal de estos transhumanistas.
Pero, si bien la tecnología permitirá deparar insospechadas mejoras individuales, habremos de estar alerta para no discriminar a los humanos entre los que pueden acceder a esas tecnologías y los que no. La mejora habrá de garantizarse a todos por igual, sin que una brecha económica permita que sólo los ricos puedan acceder a esas tecnologías. Para ello hay que realizar políticas públicas (con una sanidad pública universal que garantice el acceso a dichas tecnologías) Y, por otra parte, no podemos abandonar las preocupaciones sociales (contra la pobreza, la malnutrición, las enfermedades y las discapacidades en general) que faciliten la justicia social y la convivencia entre todos, introduciendo, para ello, reformas políticas (como la renta básica universal)

El debate público se centra en defender una de estas orientaciones:

– Los hay que consideran que prácticamente esos objetivos son imposibles, dada la biocomplejidad humana y la imprevisibilidad al orientar el desarrollo embrionario. Incluso, dicen, que la prolongación de la vida le quitaría sentido a la misma, hasta ahora basado en su finitud.

– Mientras que otros consideran que hay que luchar contra los caprichos de la naturaleza y no abandonar las posibilidades que nos ofrece la tecnología (la ingeniería genética, los cromosomas artificiales, la bioinformática etc.) pues podemos salvar muchas vidas. Y ¿quién dice de no alterar a la naturaleza? Hace años que alteramos la naturaleza y gracias a ello se salvan vidas. Hay que convertir lo natural en artefactual.

– Y finalmente, los hay quienes, sin negar la posibilidad tecnológica, prefieren cuestionar los principios morales que subyacen y el riesgo de que, centrando los recursos en mejorar a los individuos, nos olvidemos de los problemas sociales, que son mucho más urgentes y solucionables. Por todo ello inciden en el establecimiento de cautelas y regulaciones tanto en la investigación como en sus aplicaciones concretas. El prohibirlas impulsaría el mercado negro y su desarrollo en países en los que no se aplicase esa prohibición.

Sin duda, el vertiginoso desarrollo de las nuevas tecnologías aplicadas al ser humano, nos obligan a prever un mundo radicalmente distinto del actual.
Sin miedo, pero con cautela, hemos de seguir mejorando las condiciones de los humanos, individual y socialmente. Siempre permanecerá incisiva la pregunta ¿cuál es el sentido de mi vida? Y considero que, con más o menos años de vida, siempre será posible responder proponiéndonos metas de mejora para nosotros, nuestros semejantes, los seres vivos que nos rodean y el medioambiente en que vivimos.
El futuro está delante de nosotros lleno de enormes posibilidades. A nosotros nos toca liderar su desarrollo desde la responsabilidad sociocósmica.

DETALLES: Organizar conferencias, seminarios, jornadas internacionales entre especialistas sobre este tema con ocasión del V Centenario.

 

iconos-proceso-proyecto_en_colaboracion-pno

 

Puedes apoyar esta propuesta, comentarla, y participar en la Iniciativa Ciudadana. Os esperamos en la próxima Conferencia Ciudadana, los días 25 y 26 de Noviembre. Infórmate y deja  tu propuesta para la conmemoración en la web

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*