La Feria de Magallanes, por Antonio R. Almódovar. Hoy en El Correo

La Feria de Magallanes, por Antonio R. Almódovar. Hoy en El Correo
mayo 1, 2011 Sevilla 2019-2022

Antonio Rodríguez Almodóvar firma este artículo que publica hoy El Correo de Andalucía, bajo el título de «La Feria de Magallanes».  Hay que tomar nota.  Con permiso…

La Feria de Magallanes

Siente uno por días que todo se derrumba. Los mercaderes del dinero nos han echado la soga; la energía nuclear se revela como lo que siempre fue: un ente fiero e indomeñable; los jueces se equivocan ante los ojos atónitos de los humanos mortales, además de tardar siglos en hacer su trabajo. El paro nos amenaza con su sorda marea… Es difícil mantenerse erguido. Creer, a pesar de todo, en algo.

Por ejemplo, en la libre condición de ciudadanos, cosa ella tan antigua. Como los estudiosos, profesores, periodistas, escritores, ecologistas, entidades sin ansias de lucro, etcétera, que integran esa plataforma independiente, sí: la Iniciativa Ciudadana por la conmemoración de la primera vuelta al mundo, la de Magallanes. Que ya se prepara para dentro de ocho años, el 2019. Por las buenas y sin subvenciones. ¿Y por qué con tanta antelación? Porque es el mínimo de lo que Sevilla viene tardando en calentar sus motores históricos, conforme a la experiencia de otras remembranzas.

Será entonces cuando se cumplan los cinco siglos de aquella gesta insólita, como que desde aquí se hicieron a la mar cinco naves y trescientos hombres, a pecho descubierto, a corroborar la redondez de la Tierra, a verificar que era posible conocerse, entablar pacíficos negocios, sin otro dios que la humanidad misma. Sin otra esperanza que la del inmenso azul de los océanos. Claro que regresaron destrozados apenas veinte de ellos, sin su capitán, el gran navegante portugués, y conducidos por un oportunista Elcano, que las fatuidades del franquismo nos hicieron creer era coautor de la hazaña. De esa, y de otras verdades asombrosas de aquel viaje, habrá que hablar entre 2019 y 2022.

Por lo pronto, la plataforma ha conseguido (con el permiso y la anuencia gustosa de la autoridad competente) encaramar sus motivos a la más alta cumbre de la popularidad sevillana: la portada de la Feria de este año.

Un hermoso y rompedor diseño de uno de sus integrantes, Jacinto Gutiérrez. Y poner en circulación cuatro sevillanas ad hoc, por feliz ocurrencia de otro de ellos, el antropólogo José Manuel Núñez, con la guitarra inigualable de Manolo Franco en su versión flamenca, dando vida a la música de Daniel Cortés, más la cálida voz de Rocío Márquez; y las de Los Calé en la versión para la Feria; con un pegadizo estribillo, que aúna, milagrosamente, lo castizo y lo culto: “¡Ay, mi Sevilla, principio y fin / alfa y omega / de aquella vuelta al mundo / fue la primera!”.

Pues sí, fue la primera, qué se le va a hacer. Y aunque no nos debe nublar el orgullo patrio, hora es de ir poniendo en claro lo que aquello fue y significó. Más todavía: lo que puede traernos a esta hora de tribulaciones sin cuento, de un mundo enfrascado en contiendas terribles, fanatismos de todos los colores y destrucción del planeta, si no lo remediamos. Pues eso, a remediarlo, a poner los cimientos de otro mundo posible. La metáfora de Magallanes está servida, y la portada de la Feria lista para pasarlo bien. Que por algo se empieza.

Comments (0)

Dejar una respuesta